VÍDEO: Natalie Haft nos cuenta su trabajo en grandes producciones de Hollywood

Tengo que admitirlo. A la hora de elegir a mis entrevistados siempre busco a alguien que esté haciendo algo que me atrae, que me llama la atención. El objetivo de esta web siempre ha sido dar a conocer el mundo de detrás de las cámaras del cine y el audiovisual, un universo paralelo que me apasiona y que es en gran parte desconocido incluso para algunos de los que nos dedicamos a ello de forma vocacional o profesional. De hecho, sin salir de Barcelona, muchos de los que vivimos aquí no sabemos dónde y cómo se ruedan las más de 3000 producciones que alberga cada año esta ciudad, algunas de ellas bajo el sello de grandes compañías internacionales tan importantes como HBO, Amazon Prime, Netflix o la BBC. Si nuestro propio mundillo audiovisual nos es desconocido, todavía nos queda más lejos la nave nodriza, la meca del cine, la cuna donde empezó el séptimo arte como negocio. Hablo, como no, de la fábrica de sueños de Hollywood.

Hoy os traigo (o mejor dicho, nos lo trae ella misma) el testimonio de una persona que está justo entre estos dos mundos (USA y Barcelona), y a través de ella espero que podamos hacernos por lo menos una idea de cómo debe ser trabajar en la primera división del cine y el show business a escala mundial.

“Trabajar haciendo cine es el trabajo más cool que puedes imaginarte de crío”

Natalie es una de estas personas que se sientan en un extremo de la silla

Natalie Haft es una chica de Chicago que se estableció en Barcelona el pasado otoño, después de 7 años viviendo y trabajando entre Nueva York y Nueva Orleans. En la universidad tuvo la suerte de cruzarse con un productor de Hollywood en el bar, que estaba rodando en su ciudad una gran producción protagonizada por Mark Wahlberg. Por extraño que esto suene, fue a raíz de este encuentro fortuito que logró su primera experiencia como becaria en un rodaje, y luego siguió trabajando como asistente de producción y finalmente como coordinadora de producción y productora asociada en más películas, programas de tv y documentales norteamericanos. Después de pasar por varios programas de la tv americana, entre ellos My Next Guest Needs No Introduction (el programa de David Letterman en Netflix), se ha lanzado a codirigir su primer documental para la gran pantalla, campo donde dice haber encontrado su verdadero sitio.

Yo, que siempre quise trabajar en pelis de Hollywood, y que nunca vi un rodaje con grandes nombres (ni tampoco pequeños) en mi instituto, ni espero tener jamás la oportunidad de trabajar en un programa de David Letterman, me dispongo a charlar con Natalie desde mi chalet, vía Skype con Florida, donde se ha desplazado estos días de cuarentena para trabajar en un talk show online para Vice, el medio de información favorito de los hipsters. Se trata del conocido The Dark Side Of The Ring: After Dark, un programa de entrevistas a luchadores profesionales nacido durante la cuarentena que presenta el humorista Chris Gethard, y que viene a ser un spin off de su conocida docuserie sobre el lado más oscuro y loco de la lucha libre.

Obama riéndose de la barba que se dejó Letterman durante su retiro

Cuando pase toda esta movida del Coronavirus se supone que Natalie volverá a Barcelona, donde todavía no se ha arrepentido de haberse mudado. Desde aquí ha impulsado su ópera prima documental, una historia generacional sobre los desafíos de crecer bajo los efectos del cambio climático en todo el mundo titulado The Last Generation.

“Es necesaria mucha paciencia y auténtica estima para trabajar en la producción cinematográfica”

Natalie, como muchos de nosotros, creció fascinada por las películas americanas que veía en la tele de pequeña. “Creo que cuando eres una cría el trabajo más cool con el que puedes soñar es hacer películas”. Pero conforme fue creciendo dejó de pensar en ello como una posibilidad real. Fue, como digo, en la secundaria, en Nueva Orleans, cuando se topó por accidente con el rodaje de una gran producción hollywoodiense. “Los impuestos habían bajado y de repente Nueva Orleans se convirtió en un lugar super atractivo para los rodajes” La peli en cuestión es La Trama, protagonizada por Mark Wahlberg, Russell Crowe y Catherine Zeta-Jones, y fue su primer trabajo como becaria de Producción. “Todo el equipo de la película se alojaba en mi ciudad y se paseaban por los alrededores de mi facultad todo el día, como era una cosa tan nueva generó mucha expectación y curiosidad”. En aquel tiempo también se estaba rodando Django Unchained de Tarantino, en la misma ciudad y “yo realmente quería estar también en este rodaje, aunque al final no lo logré, traté de buscar conexiones para conseguirlo”, pues para ella “no es tan importante qué estrellas salgan en la peli como su director. Un buen director puede no tener a las mayores estrellas, pero la película quedará igualmente bonita”. 

Plan De Escape, la película con la que Natalie perdió la paciencia por los rodajes

Y es que Natalie no siente una gran admiración por el star system de Hollywood: “me fascina mucho más todo el trabajo de detrás de las cámaras, no digo que los que están delante no tengan mérito, pero ellos se llevan toda la atención mientras suceden un montón de cosas detrás que para mi son mucho más interesantes”. Aunque admite “claro que en aquel momento para mi era increíble estar rodeada de las celebrities que veía por la tele, pero al mismo tiempo era muy raro que mi trabajo como becaria fuera traerles el café a las estrellas”.

“Los actores se llevan toda la atención cuando la gente está haciendo un montón de cosas fascinantes detrás de las cámaras”

2 Guns, una obra que solo contiene figuras retóricas en su título

Después de graduarse siguió trabajando como asistente de producción en la misma empresa, en muchas otras películas de acción y grandes presupuestos, como 2 Guns, de nuevo con Mark Wahlberg y Denzel Washington, Asalto Al Furgón Blindado, con Dwayne Johnson “The Rock” y Liam Hemsworth, Homefront con Jason Statham y James Franco, y Plan De Escape con Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone. “Recuerdo una escena dónde Stallone tenía que vomitar porque estaba en un interrogatorio en la cárcel, y le daban ácido acetílico y un poco de agua que él tenía que tirar por la boca, y tuvo que repetirlo un montón de veces. Y pensé, ¿cómo puede hacer esto tantas veces?” Pero, ¿por qué lo repetía, es que acaso el veterano intérprete no es capaz de hacer una simple acción bien a la primera? “Definitivamente no tiene nada que ver con esto. Y esta fue la razón por la que salté al mundo del documental. Está en la naturaleza del cine el repetir una escena desde tantos ángulos como sea posible para que el montaje funcione mejor, yo disfruto más viendo las cosas pasar en tiempo real, se siente más auténtico”. Otro de los motivos por los que Natalie huyó del cine comercial fueron los tiempos de espera entre toma y toma tan típicos de la ficción: “Preparas un set durante 30 minutos y luego estás allí durante horas hasta que se termina la escena, para irte a preparar otro set. Cada día sales de trabajar a las 2 de la madrugada, se necesita mucha paciencia y una estima auténtica por la producción cinematográfica”.

El documental le permite dar rienda suelta a su otra pasión: los interrogatorios

“Cuando trabajas con grandes talentos normalmente no hablas directamente con ellos, hablas con sus talent managers y la gente de su equipo”

En Nueva York Natalia también tuvo la oportunidad de formar parte del regreso de David Letterman a la televisión, después de retirarse en el 2015, tras más de treinta años al frente de su legendario late show. Netflix recuperó a Letterman para My Next Guest Needs No Introduction, y el primer invitado del espacio fue el mismísimo Barack Obama en su primera entrevista televisiva tras finalizar su mandato como presidente. “David Letterman es una gran estrella, y Obama creo que es la realeza americana. Me sentí muy afortunada de estar ahí, fue super emocionante”. 

Letterman ha protagonizado no pocos momentos míticos televisivos, como aquel día en que Joaquin Phoenix “no pudo estar ahí”

¿Cómo es David Letterman en persona? “Letterman interactúa un montón con la gente del set, es muy popular y muy majo con su gente”. ¿Recuerdas alguna conversación especial con él para contar a los nietos? “No”. ¿No? “Cuando trabajas con grandes talentos no hablas directamente con ellos, hablas con sus talent managers y la gente de su equipo. Yo traté de no acercarme a él a no ser que fuera algo superorgánico, porque mi función como profesional es hacer que se sienta cómodo en su propio set”. Y respecto a los invitados, ¿a cuántos de ellos pudo tocar? “Hay ciertos famosos que están más abiertos a tener conversaciones con la gente que otros, tu tienes que sentir un poco esto por el ambiente del set”. 

En esta aventura Natalie asumió las funciones de coordinadora de producción.

“Son programas con mucha gente, y mucho público en las gradas. Hay que ir el día antes a prepararlo todo. Mi responsabilidad particularmente era encargarme de la oficina de producción y del cuarto de invitados, que todo estuviera bonito, ya sabes, con flores, comida, bebidas….”. ¿Qué come Letterman antes de salir al plató? “Pues noté que es bastante aficionado a los pastelitos de mantequilla de cacahuete”.

Reproducción más o menos fiable del alimento favorito de Letterman en los descansos

“En Nueva York nunca he tenido que buscar dinero para un documental”

La verdad es que Natalie no ha perdido el tiempo. En apenas medio año en Barcelona ya puede conversar en español. La ha motivado ser la única de sus amigos en la ciudad que no hablaba fluidamente dos lenguas. “En Nueva York he conocido a muchos directores que son muy creativos y muy listos, pero todos responden al mismo arquetipo y piensan de la misma manera. Yo creo que un cineasta lo que tiene que hacer es forzarse a vivir con otra gente, otras culturas, otras lenguas”.

Aunque en Nueva York trabajó en más de 16 documentales, el último de ellos para National Geographic, y en Barcelona no hay tanto mercado, espera poder seguir dedicándose a esto: “En España la indústria funciona de una manera totalmente distinta. En mi país, siempre que llegaba a un proyecto el presupuesto ya estaba cerrado y podía empezar a cobrar por mi trabajo”. Un escenario con el que algunos solo podemos soñar….  “Aquí se necesita mucha más determinación para sacar adelante proyectos y convencer a la gente de que ponga su dinero”. Pero “era importante para mi conocer el otro lado del negocio, está siendo una experiencia de aprendizaje tremenda”.

Natalie retomará su filmación tan pronto como los indepes le dejen

Actualmente está buscando fondos para su debut como co-directora en The Last Generation, un documental que dirige junto a Rune Andersen, otro profesional internacional (de Copenhague) que está viviendo en la ciudad condal, donde ella tiene la sede de su productora, BarnaBe Productions. El resto de los productores también proceden de otros países, como Francia y Venezuela, así pues, poca sangre catalana tendrá la ópera prima de Natalie en la dirección a pesar de haberse realizado en nuestro país. Y es que cada vez son más los profesionales independientes en este sector que trabajan en sus proyectos personales desde cualquier parte del mundo, sin estar condicionados por su ubicación geográfica.

No quiero terminar este post sin darle las gracias a Natalie por haberse prestado a todo esto, y espero seguir de cerca su carrera para contar todos los logros que vaya consiguiendo. ¿Y tu? ¿Tienes algo que comentar? Se supone que este blog tiene un apartado de comentarios, aunque llevamos ya casi un año y aún no se ha estrenado…. ¡Tu voz también es importante!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s