Neus Ballús (El Viaje De Marta) nos desvela su método para dirigir cine híbrido

Todavía está reciente su nominación a Mejor Dirección en los Premis Gaudí de este año por El Viaje De Marta, unos galardones con los que ya resultó premiada hasta en cuatro categorías en 2014 con La Plaga, su filme debut, pero Neus Ballús ya se encuentra encerrada en la sala de montaje terminando su próxima película, aunque matiza, “todavía quedan unas cuantas jornadas de filmación que se harán después del primer montaje”, cosa habitual en su método de trabajo.

Seis Días Corrientes, escrita por ella misma con Margarita Melgar, y producida mayoritariamente por Distinto Films junto con ella de nuevo a través de su productora El Kinògraf, vuelve a ser un documental que adopta el formato y códigos más habituales del cine de ficción, como ya viene siendo habitual en el cine híbrido que practica desde sus comienzos. Neus es una directora que trabaja con actores no profesionales, “que hacen de ellos mismos”, y construye su relato “en base a la vida real” de los protagonistas elegidos. “Hago películas sobre gente normal, que podrían ser mis vecinos. Encuentro personajes que quizás para la gente de su entorno no son importantes pero para mi tienen su interés, su fuerza y su belleza”.

“Creo que el 80% de la población, por no decir el 90%, pueden ser grandes actores si les das el papel adecuado para ellos”

“En este tipo de cine hay un cierto grado de descontrol que hay que normalizar”

“Las cosas nunca pasarán como esperas, no es ni deseable que ocurran como esperas. Estás trabajando con material vivo”

“La película final la construyo en la sala de montaje”

Neus Ballús, directora
La filmografía de Neus Ballús, "aurea mediocritas" docuficcionada 

La Plaga, su filme debut, es un retrato lleno de poesía cotidiana que muestra la vida rural en uno de los pocos espacios no urbanizados que todavía resisten en la hiperindustrializada comarca del Vallés, de dónde ella es natural. Encontramos personajes tan dispares entre sí como un luchador moldavo, un agricultor ecológico, una prostituta madura en crisis, una enfermera filipina y la testaruda mujer nonagenaria a la que cuida. Todos gente real. Esta cinta puso en el mapa el territorio de Gallecs, y todavía hay gente que se desplaza a la zona para saludar a los protagonistas y visitar la tumba de la anciana. Se alzó con cuatro premios Gaudí, entre ellos el de Mejor Película Catalana y Mejor Dirección. 

El Viaje De Marta, su película más de ficción hasta la fecha, no disipa mucho del resto de sus documentales. "Rodé exactamente igual con Sergi López que con los no actores con los que suelo trabajar", dice Neus. Si bien cuenta con una estrella como Sergi López (El Laberinto Del Fauno) como protagonista, la mayoría del elenco sigue siendo gente ajena al mundo de la interpretación. Se rodó en un hotel senegalés en marcha, con turistas reales, y parte del personal del servicio sale en la película. También ha sido nominada este año a la Mejor Dirección en los Gaudí, pero finalmente no resultó premiada.

Seis Días Corrientes, ahora mismo en postproducción, gira entorno a un equipo de lampistas y sus peripecias un tanto cómicas a la hora de enfrentarse a sus cada vez más excéntricos clientes.

Después Neus aún no ha decidido qué rodará, pero tiene varias ideas a la espera de ser desarrolladas como largometrajes. Su cine, afirma, "no tiene un lenguaje clásico pero tampoco es complicado. Son películas accesibles, que aspiran a llegar al máximo de gente posible. El público no es tonto y no necesita que se lo expliquen todo, y que vaya todo tan rápido como en el cine actual". En definitiva, no aspira a ser cine elitista solo para intelectuales.

La cámara está tan integrada en sus rodajes que algunos actores necesitan que les señalen dónde está

Trabajar con actores naturales

Según Neus, no es un problema trabajar con actores que nunca se han puesto en frente de una cámara: “Hay actores profesionales que cambian más su actitud delante de la cámara que ellos, no es una cuestión de oficio sino que depende de la persona”. Además ella busca gente sin oficio y sin experiencia pero “con la capacidad de aprender, con la que me pueda entender y sobretodo que no tengan dudas sobre sí mismos”. “Todos en mayor o menor medida hay etapas en la que estamos más preocupados de lo que pensarán de nosotros los demás, necesito gente a la que esto no le importe o se les olvide rápido”.

Antes de empezar a rodar con ellos pasan mucho tiempo juntos, y también junto a un coach de interpretación. “El coach prepara a los personajes antes del rodaje y los mantiene concentrados durante el tiempo entre escenas” porque “es muy fácil que un actor amateur se desconcentre”. A parte, “delego en el coach tareas de dirección actoral porque mientras estás rodando haces mil cosas y no puedes estar por todo”. Normalmente “primero hacemos pruebas con los técnicos, nos usamos a nosotros mismos como dobles de luz para preparar los planos, los movimientos de cámara, por dónde andarán los personajes, etc. Y cuando el set ya está completamente listo es cuando entro con los actores, para no cargarles con el tiempo de espera”. En los rodajes de Neus todo el mundo se ha conocido antes y con mucha antelación (meses), de esta manera los protagonistas no se sienten incómodos a la hora de actuar delante de la gente del equipo técnico: “Hay mucho trabajo previo no de invisibilización de la cámara, sinó de integración, que no le tengan miedo, que puedan verla, tocarla y estar allí con los técnicos como algo normal”.

Siempre hay tiempo para escuchar música entre tomas

Otro de los trucos que utiliza ella es descargar a sus protagonistas del peso de la responsabilidad: “Les quito el miedo a meter la pata. Les hago entender que a mi me da igual lo que piensen ellos de si pueden hacerlo o no, soy yo quién los ha metido en la película y si algo sale mal será responsabilidad mía por haberlos elegido”.

Aún así, “el material es muy desigual. Nunca sabes cuando van a conectar con su propia verdad y me van a dar una interpretación creíble. Normalmente cuando les das una situación que les resulta ajena canta por todas partes. En estos casos lo que intento no es repetir la toma una y otra vez sino cambiar de estrategia para abordarla”. Y es que sus rodajes implican la capacidad de estar abierto continuamente a la improvisación: “Yo les planteo una situación y luego les dejo pista libre para improvisar. Una escena puede tener una toma donde todos están tirados por el suelo riendo, y a la siguiente toma de la misma escena puede que por su actitud parezca un drama. Según el fragmento que elijo la película puede ir por un camino u otro muy distinto”, por ello “la película final se construye en la sala de montaje”.

Andar por la carretera mirando una pantalla no es lo más recomendable para la propia seguridad

Una sala de montaje que se encuentra en la Universidad Pompeu Fabra, ya que forma parte del edificio donde se cursa el máster de Dirección De Documental De Creación, el mismo de dónde han salido directores como Isaki Lacuesta, Óliver Laxe, o ella misma, y dónde se han producido títulos como En Construcción de Jose Luís Guerín, La Leyenda Del Tiempo de Lacuesta, o Dies d’Agost de Marc Recha, entre otros. “Hay diez alumnos del master de esta edición que se han integrado en mi producción como becarios”.

Producir cine híbrido con “material vivo”

Por las características peculiares de sus obras, uno podría pensar que la manera de producir estos proyectos se parecería a una filmación casera, con una cámara en mano pequeña medio escondida, intentando no llamar la atención o desconcentrar a la gente real a la que filma. Sin embargo en realidad es todo lo contrario, Neus plantea sus proyectos como una película de ficción más, con un equipo de unas “treinta personas” y un presupuesto “igual al de una película de ficción pequeña”.

“Para que técnicamente esté superbien tienes que estructurar el rodaje com si fuera cine de ficción”. De hecho, “para pedir una subvención es necesario tener incluso un guión literario” y “para La Plaga me hice hasta un stor board con fotos, para que veas el nivel de precisión”. La diferencia está en que “en este tipo de proyectos puedes ir con una idea incial, pero tienes que ser permeable porque la gente está viva y reacciona a las cosas que le pasan, y tu tienes que saber reaccionar también y no tenerle especial apego a la idea que tenías en la cabeza. Lo más importante es eso, estar atenta a lo que les pasa a los personajes y reaccionar”.

Los protagonistas de Seis Días Corrientes han visto a Superman

Ya hemos dicho que el grado de improvisación de sus rodajes es muy elevado, y que el tiempo de preparación se prolonga muchísimo, incluso dos años en el caso de su actual película, pero además “hay un cierto grado de descontrol que hay que normalizar” y prosigue “las cosas nunca pasarán como esperas, pero no es ni deseable que pasen como esperas. Estás trabajando con material vivo”.

Esto por supuesto “requiere de una gran energía por parte del equipo, tienen que ser capaces de adaptarse”. Normalmente “todo mi equipo proviene del terreno de la ficción”, y por ejemplo “la script el primer día se quería ir, no sabía dónde meterse porque no hay forma de poder ordenarlo todo”, no obstante los sonidistas “vienen del documental, y aunque son muy exigentes, también están acostumbrados a meterse por dónde sea y poder cubrir cada cosa imprevista que ocurra”.

Por lo que respecta a los horarios de trabajo, Neus es mucho más respetuosa con el ritmo de vida de la gente: “En el caso de Seis Días Corrientes estamos rodando con lampistas, que están trabajando y no pueden fallar en su empresa, por esta razón hemos ido rodando en semanas alternas, una sí y otra no, y en total la filmación ha durado 12 semanas”. “No puedo ser tan invasiva en la vida de la gente”.

Seis Días Corrientes será una comedia naturalista

La claqueta, el miembro más explotado del equipo en un rodaje

Ciertamente seguir a unos fontaneros en su horario de trabajo y rodar sus interacciones con los clientes en su propia casa es algo invasivo, pero es que no hay mejor manera de plasmar el día a día de estos currantes. Los fontaneros entran en las casas de la gente, se cuelan en nuestros hogares y tienen un punto de vista privilegiado de nuestra intimidad a la que otros generalmente no tienen acceso, o al menos esto pensó Neus cuando su padre le contaba anécdotas de su trabajo a la hora de la sobremesa. El resultado será una comedia naturalista sobre las situaciones que estos profesionales enfrentan a diario.

De momento la cinta aún no se ha podido ver en ninguna parte porque está en la sala de montaje, pero si sigue la línea de los anteriores trabajos de Neus Ballús, seguro que estará llena de momentos con los que todos podemos identificarnos, con una mirada lírica sobre unos protagonistas que normalmente serían invisibles, situaciones creíbles porque son reales, y en definitiva, de vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s