Hablamos con el director Lluís Danés, que rueda “La Vampira De Barcelona”

El director Lluís Danés está rodando estos días su personalísima versión sobre la leyenda negra de Enriqueta Martí, la archiconocida “vampira” del barrio del Raval de Barcelona, famosa sobretodo por las toneladas de tinta que la recién aparecida prensa amarilla vertió sobre su enigmática figura en la primera década del s.XX, con motivo de la trama de secuestro y explotación de menores de la que supuestamente formaba parte. Una trama que pronto pasó a convertirse en una historia de asesinatos y brujería relacionada con los niños que desaparecían (y esta es la vertiente morbosa que más se conoce en la actualidad).

Enriqueta fue una mujer pobre, seguramente ex prostituta, que cuando ya no servía para prostituirse se dedicó a proveer a los prostíbulos secretos de su barrio de demandas específicas tan ilegales y mal vistas como la prostitución infantil, una de las mayores vergüenzas ocultas de la opulenta élite modernista, por aquel entonces la gobernante de la ciudad. Todo cambió cuando secuestró para estos fines a Teresa Guitart, alias Teresita, una niña cuya familia motivó la investigación que hizo salir a la luz su oscuro negocio .

Teresita posando a lo Hansel Y Gretel para el poster

Su caso conmocionó a la sociedad de la época, aunque Danés recuerda que “el mote de vampira viene de los años 70. En realidad todo lo que se escribió sobre ella cuando se dio a conocer el caso, se desmintió poco tiempo después, y los periódicos se olvidaron de Enriqueta después del hundimiento del Titanic” allá por 1912. ¿Entonces cómo es que el macabro mito ha perdurado hasta nuestros días? Para Danés, la culpa la tienen las historias de ficción que se han centrado en el personaje para desarrollar tramas totalmente inventadas, que hoy en día se cuentan mezcladas con los hechos reales sin distinguir entre realidad y fantasía. “Nuestra película se basa sobretodo en la investigación de la profesora Elsa Plaza, y pretende desmitificar el suceso”, entonces “no sigue la corriente de Internet”, recalca.

“La tesis del filme es que la sociedad crea monstruos de cuentos de hadas (porque a Enriqueta la pintan como una bruja y cojen todos los arquetipos de los cuentos infantiles) para tapar al monstruo verdadero”, que en este caso son “las redes de poder que aún existen para satisfacer los vicios más execrables de las clases dominantes”. Así pues, la famosa vampira del Raval en esta cinta no es más que una “cabeza de turco” a la que se condena “porque es mujer, porque es pobre, porque es sabia en el sentido que se entendía en la época (había tenido una botica de hierbas curativas)…. estas mujeres eran peligrosas y daban miedo a un cierto núcleo de poder masculino del momento, lo tenía todo”. “Esto tiene vinculación con las fake news de hoy en día, por cómo el poder crea escándalos ficticios para tapar los verdaderos”, y prosigue Danés, “nosotros explicamos lo que se dijo en su momento y veremos como esto no cuadra, depende de quién lo explica le viene bien contarlo de una forma determinada u otra”.

Producen el filme Brutal Media (Les De L’Hoquei) y Filmax conjuntamente, con el apoyo de TV3, y está protagonizado por Nora Navas (Pa Negre, La Catedral Del Mar, Dolor Y Gloria) en el papel principal, acompañada por Roger Casamajor (El Laberinto Del Fauno, Pa Negre), Bruna Cusí (Estiu 1993), Sergi López (que acaba de rodar con Woody Allen en San Sebastián) y Francesc Orella (Merlí). También contará con la participación del actor y director Mario Gas y del cantautor Albert Pla en papeles secundarios.

Enriqueta Martí en una foto sin filtros de Instagram ni Photoshop

Una vampira menos asesina y más onírica

Decimos que es una versión peculiar de la historia porque Danés afirma que su película “es una apuesta visual arriesgada, no es convencional”. No pretende recrear la Barcelona de 1912, sino que se trata de un decorado onírico, diseñado por él mismo, quién también asume la dirección artística y entiende “el arte de la película, la luz, la música o los encuadres como un personaje más”, viniendo del teatro visual para él es “muy importante tanto la estética como la ética”, ya que “aunque luzca como un cuento gótico la película tiene una voluntad de denuncia”. Recrear las calles del Raval de principios del s.XX no fue nunca la idea, “no lo habría hecho ni con más presupuesto porque no es mi sello personal”, pero en una nave de 5000 m2 en la localidad de Martorell cabe de sobras “lo que yo entiendo como la Barcelona de aquella época, pero a través de decorados que no buscan el realismo”. “Es más un retrato psicológico que un retrato realista”, concluye.

Fidelidad histórica y anacronismos

Aunque los decorados inviten a entrar en un mundo onírico, las interpretaciones de los actores “son de lo más realistas”, tanto es así que incluso se ha recreado el dialecto “chava” barcelonés, que hablaban las clases populares en entornos urbanos, “en el momento de la película es cuando los payeses se vinieron a la ciudad a formar la clase industrial, incorporando mucho lenguaje de fuera, de gitanos franceses y españoles, hay mucha mezcla”. Sin embargo estas expresiones lingüísticas intentan ser sutiles, “tampoco es muy exagerado”. Así como también se alterna con naturalidad entre el catalán y el español, ambos idiomas presentes en la sociedad catalana de entonces y también en la actual.

Lo que no es tan sutil son “algunos anacronismos, pequeños detalles que no son de época para que se vea que muchas cosas de antes son totalmente actuales también, no son del pasado”, por ejemplo “todavía están vigentes los motivos que crearon el mito de Enriqueta Martí, la prensa junto con el poder crean monstruos que oprimen a las clases trabajadoras”.

Una película en proyecto durante 11 años

El primer contacto del director con el guión fue en el año 2008, Lluís Arcarazo (también guionista de Salvador) “me pasó la primera versión de la historia” y luego se añadió la mano de María Jaén, “ellos me escribieron una tv movie que dirigí hace 4 años”, se refiere a Laia, basada en el texto de Salvador Espriu, “que tenía los mismos valores de producción a nivel estético y a nivel de discurso visual que La Vampira De Barcelona”. De hecho, fue por este telefilme producido por TV3 por lo que la misma televisión le dio luz verde al proyecto sobre Enriqueta Martí, después de que la cadena “había rechazado bastantes propuestas de otra gente sobre el mismo personaje”. Así pues, y aunque a priori pudiera parecer que sí debido a su enorme popularidad, no era tan fácil trasladar la figura de la vampira del Raval al cine. “Los proyectos terminados sirven para abrir las puertas a nuevos proyectos, como este me servirá para el siguiente”. Algunas productoras más también dijeron que no a este proyecto, “al final hemos tenido que empezar a rodarlo ahora o nunca, ya no podíamos esperar más o habríamos perdido las pocas subvenciones que tenemos”.

El problema de la mayoría de directores (y Danés no es desafortunadamente la excepción que confirma la regla) es “que no tienes recursos para poder rodar con el tiempo que necesitas”. Para él, “la frustración más grande de un director después de 11 años buscando financiación es que tienes treinta minutos para rodar un plano, si todo el mundo está totalmente inspirado en este momento ningún problema, la dificultad viene cuando trabajas en un entorno onírico experimental, y dices, ahora no puedo hacer una segunda toma porque no hay tiempo, se trabaja con planes de rodaje totalmente apretados”.

“El cine es un proceso complejo que tiene algo que engancha”

Lluís Danés

Pero aunque la realidad de la indústria catalana no es la mejor, porque “en estos momentos de crisis estructural quién sufre más es la cultura, y en un país tan pequeño como el nuestro querer hacer cine en catalán solo con ayudas catalanas, pues cuesta mucho”, hay una razón por la que siguen saliendo proyectos como este: “si hacemos esta película es porque contamos con la voluntad de hacerla, porque este país es así, porque somos tozudos”. Y ante todo, siempre queda el deseo de poder trabajar en mejores condiciones en el futuro: “Me gustaría poder trabajar con la comodidad de tener algo de tiempo para pensar, para equivocarte incluso, con estos tiempos y presupuestos no tienes ni la posibilidad de equivocarte”.

Lejos de terminar la charla con un mensaje pesimista, lo cierto es que este director natural de Arenys De Mar reconoce ser un afortunado por ejercer un oficio que le apasiona, “en realidad pienso ¡qué bendición de problemas que tenemos! Porque esto quiere decir que estamos haciendo una película, hay mucha gente que está intentando hacer una película, y muchos más que no podrán hacerla nunca”. También quiere recalcar que “a pesar de todo ha habido una voluntad muy fuerte por parte del equipo y los actores para tirar adelante un proyecto tan ambicioso como este por su puesta en escena, y es muy loable que en los tiempos que vivimos aún haya gente que se arriesga tanto”. Y por último, recuerda que “hay que disfrutar todo el proceso, el guión, la postproducción….” porque el cine “es un proceso complejo que tiene algo que engancha”, en otras palabras, “mola”.


La Vampira De Barcelona se terminará de rodar a finales de Enero de 2020, y se espera su estreno para el próximo otoño. Es la ópera prima de ficción en pantalla grande de su director después de varias cintas para televisión, videos musicales, y el documental cinematográfico Llach: La Revolta Permanent de 2006.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s