“La Desgracia De Ron Hopper”, o cómo hacer cine español comercial y rentable

El próximo estreno del director ‎tinerfeño Jaime Falero (San Cristóbal de La Laguna, 1976) no necesita venderse. De hecho, La Desgracia De Ron Hopper, un thriller fantástico con tintes muy románticos, ya estaba vendida antes de empezar el rodaje, en plataformas de EEUU, Canadá y China, y se estrena el 10 de marzo de 2020 en EEUU.

A pesar de que es una película que apunta deliberadamente al mercado internacional, Jaime insiste en que “es una película canaria, española y hasta catalana”, porque el jefe de producción es el barcelonés Aureli De Luna, primo del legendario Bigas Luna, y según Jaime, “es el mejor, es imposible hacer todo lo que él hace”.

La película tiene muchos valores artísticos, entre ellos la banda sonora de Iván Palomares (nominado al Goya 2019 por la banda sonora de En Las Estrellas), los efectos especiales de Carlos Zaera (que trabajó en Wonder Woman, también rodada en Tenerife), la fotografía de Juanmi Márquez (que trabajó en Ma Ma de Julio Medem), el montaje del debutante en largometrajes Javier Pérez Corrales…. y así podríamos seguir un buen rato. Además el director destaca que es su obra “más personal”, que expresa sus “pensamientos, experiencia y conclusiones” a través de los diálogos de los dos protagonistas. Protagonistas que son nada más y nada menos que el actor y ex futbolista británico Vinnie Jones (Snatch: Cerdos Y Diamantes, Operación Swordfish, X-Men 3) y la joven actriz rusa Alyssa Lozovskaya, que fue contratada y traída de Rusia en el último momento, después de que la intérprete elegida originalmente renunciara a viajar a Canarias para filmar por miedo a que la película pudiera ser una coartada para secuestrarla (sip).

Pero este es un sitio para hablar de Producción, y aquí lo que nos importa es saber cómo Jaime Falero pudo hacer una película que se espera generará más dinero del que costó, al igual que las dos películas anteriores del mismo director, Project 12: The Bunker y El Clan, que contaron con participaciones de Eric Roberts (el hermano de Julia Roberts), Pepe Sancho u Octavi Pujades, entre otros.

Vinnie Jones de incógnito por el plató

Valores de Producción

Según nos cuenta Falero, una película puede ser un negocio rentable siempre y cuando se cumplan unas ciertas condiciones: la inversión tiene que ser pequeña (menos de 1 millón de euros), tiene que tener una distribución digna en plataformas internacionales, y para ello se necesita al menos una cara conocida internacionalmente. “Lo primero que te preguntan todos los distribuidores es quién sale en la peli, no pierden tiempo en leer el guión”, dice Jaime. “Yo trabajo mucho con actores desconocidos, pero para los papeles protagonistas necesito a una estrella, o luego nos comeremos la película con patatas”. Es lo que se conoce como “el star system de toda la vida”. Para traer a Vinnie Jones “le pagamos un billete en primera clase, le tratamos como a un rey, pero solo nos pudimos permitir contratar una semana de sus servicios”. Para poder rodar el resto de planos en los que no salía su cara el director utilizó un doble de cuerpo.

Actriz descansando con sangre en la boca en un momento del rodaje

Distribuir el film en plataformas y no en las salas de cine

Respecto a las plataformas donde poder colocar una obra terminada, ahora hay muchas. Jaime comenta que “la gente solo habla de Netflix, pero si consigues que Netflix te compre una película terminada solo te dará x dinero una vez (muy poco) y nunca más verás un duro por tu película. En cambio, otras plataformas como Amazon Prime, Google Play, Apple Tv, Rakuten Tv…. mantienen tu obra en sus catálogos y las van estrenando en todos los países durante mucho tiempo, y a ti te van dando un porcentaje de lo que generan trimestralmente durante años”. “En China tengo una película que ha generado 3 millones y medio de descargas, a 60 céntimos por descarga, esto son más de 2 millones de euros”, sentencia.

Distribuir la peli en los cines

Para distribuir un filme en salas de cine se necesita dinero, hay que invertir en promoción y marketing, elaborar un trailer, anuncios llamativos, etc. En EEUU los cines cobran por proyectar una película en sus salas. En la anterior película de Falero, Project 12: The Bunker, se cometió el error de confiar en una gran distribuidora, “esto no juega a tu favor si eres un cineasta independiente, siempre es mejor una empresa más pequeña pero cubierta legalmente y sobre todo, honrada y transparente”, como es Indie Rights (filial de Universal), la distribuidora de La Desgracia De Ron Hopper. “Hay muchas grandes distribuidoras que en el caso de que quieran tu película, te cobran una pasta para distribuirla, y la mayoría del dinero se lo quedan ellos con la excusa habitual de cubrir gastos”, y continúa “hay muchas empresas que estafan a los directores independientes porque saben que no tienes la fuerza ni los recursos para poder demandarlos si incumplen las condiciones del contrato de distribución. Hay que ir con pies de plomo”. Y aconseja que para saber qué distribuidoras son de fiar la gente “mire los créditos de ImbdPro y pregunte a los productores qué tal les va con la distribuidora que han contratado”.

Inversión privada e incentivos fiscales de Canarias

La lluvia no fue un impedimento para rodar las escenas nocturnas

Respecto al presupuesto total del filme, Falero afirma que se puede hacer una película competitiva internacionalmente con apenas 200.000 €, si ruedas rápido, “en 8 días, y tienes a un actor maniatado en el mismo sitio todo el rato” como Buried, el gran éxito de Rodrigo Cortés de 2010, que bien podría haberse hecho con ese dinero. “Para sacar adelante mi nueva película juntamos todo el dinero entre mis amigos profesionales de élite de las artes marciales y yo, y luego escribí un guión acorde a lo que teníamos”. Sus dos anteriores filmes se financiaron íntegramente con el dinero de la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC), un incentivo fiscal único en las Islas Canarias, que supone una reducción en el Impuesto de Sociedades de las empresas o del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), para destinar el capital a la inversión en recursos propios. Es decir, las empresas están obligadas a destinar el dinero que no pagan de impuestos a la producción local. “Antes los empresarios solían destinar este dinero al ladrillo” apunta Jaime, “para invertir en una película hay que ser muy valiente, porque no es algo tangible como una casa, es como invertir en la imaginación de un colgado”. A las televisiones ni se acerca, ni a nada que tenga que ver con las instituciones o empresas culturales, porque ya perdió muchos años intentando sacar adelante proyectos por la vía tradicional de este país. “Si fuera por ellos no haría cine”. Para él, “es mucho más viable y factible ilusionar a un inversor” porque “hay mucha gente que tiene mucho dinero y quieren invertirlo en algo divertido”. “Me han pasado cosas muy rocambolescas y espero que me sigan pasando, por ejemplo el día que fuímos a registrar nuestra productora el notario se sumó al proyecto, lo que demuestra que no hay reglas”. No es que hable por hablar, “he hecho tres películas así y no voy a terminar 2020 sin empezar otra”.

Seguir el método profesional de hacer cine

Eso sí, Jaime es estricto a la hora de contratar personal y seguir un método de trabajo profesional. No cree en las películas que se hacen sin presupuesto, a base de favores de amigos en su tiempo libre. “Si yo quisiera hacer películas así haría más que Jesús Franco, porque tengo un montón de amigos que tienen cámaras y saben hacer un montón de cosas”. Pero “hay que respetarles”, “tiene que haber un contrato de trabajo, un compromiso serio y unas condiciones dignas para que todo fluya”. Y como director “tienes que enfrentarte a la presión de trabajar con mucha gente en un tiempo determinado. Se empieza a rodar y se termina siguiendo el método profesional de hacer películas. No funciona con coleguitas que vienen al rodaje los fines de semana”.

En cuanto al personal contratado, “yo apuesto siempre por el talento local, gente que no tiene posibilidad de hacer películas. No necesito un profesional que tenga cinco Goyas, necesito uno que pueda trabajar rápido y con gusto”, y sobretodo “que sea buena persona”.

Algunas frases para terminar….

Y para terminar este post me gustaría hacer un recopilatorio de las frases de Jaime que he incluído y algunas que no he podido incluir en el artículo. Si tu también quieres decir la tuya no te olvides que en esta web se pueden dejar comentarios. ¡Todo feedback será muy bienvenido!

“Lo primero que te preguntan todos los distribuidores es quién sale en la peli, no pierden tiempo en leer el guión”

“Si ya es difícil hacer la película, lo más difícil de todo es conseguir el retorno del dinero”

“Para mí un productor no es el que controla las subvenciones, un productor es lo que tengo yo, gente que pone su dinero y que son copropietarios de la película”

“Todas mis películas han generado más dinero de lo que han costado”

“Es verdad que tener una o dos películas hechas te ayuda a que te tomen en serio, pero yo empecé sin tener ninguna, solo cortos”

“Soy el primer director que ha hecho una película financiada únicamente con fondos de la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC)”

“Con lo que cuestan dos ferraris yo hago una película”

Jaime Falero
Evidentemente no pretende ser una foto de parecidos razonables

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s